ARTÍCULOS >YOGA Y RELAJACIÓN

 

¿Qué es un mudra?

Los mudras son gestos, posiciones místicas de las manos, símbolos, sellos.

Cada una de estas posiciones lleva a los estados de conciencia de lo que simboliza y tiene efecto tanto sobre nuestro parte física y sutil, como sobre el ámbito anímico - mental.

Normalmente la práctica de los mudras se combina con ejercicios respiratorios concretos, visualizaciones y afirmaciones que potencializan al máximo lo que queremos sellar a través de ellos, ya sea combinado con la práctica de asanas para reforzar su efecto o sin incluir esta parte, para la gente que no tiene las posibilidades de hacerlo.

Origen

El origen de los mudras no está nada claro. No sólo hay mudras en Asia, sino en todo el mundo.

En las representaciones de los Dioses hindúes, los mudras y las hastas (posiciones de los brazos) tienen una gran importancia. Los mudras que aparecen en las danzas indias, representan dramas completos, sin palabras, sólo con las manos, los ojos y los movimientos del cuerpo.

Con sus manos el bailarín indio expresa la vida de la totalidad del universo.

En el budismo y en los rituales tántricos también juegan un papel muy importante.

¿Qué es necesario para practicar un mudra?

• Estar sentado/a sobre una superficie estable, con la pelvis abierta y la columna vertebral erguida. Apoyar ambas rodillas a la misma altura.
• Mantener los hombros bajos y el pecho abierto, la barbilla recogida y la nuca recta y relajada.
• Respirar lenta, fluida y relajadamente.
• Disponer de suficiente tiempo para practicarlos cada día, 45 minutos en total, los cuales pueden dividirse en sesiones de 15 minutos cada una.
• Los mudras también pueden realizarse acostados, sentados, caminando o bailando, siempre que el cuerpo esté relajado, centrado y en una posición simétrica, estemos en un estado de meditación, en contacto con la respiración y atentos a lo que estamos realizando.
• Pueden acompañarse de respiraciones, visualizaciones y afirmaciones especiales para efectos más profundos.
• La presión de los dedos debe ser ligera y delicada. Al principio ciertas posturas serán difíciles de realizar con las dos manos, con el tiempo esa presión desaparecerá y con ella vendrá el efecto sobre su correspondencia simbólica en el cuerpo.
• Es mejor no probar varios mudras a la vez. Si estamos utilizándolo para reforzar el tratamiento de algún desbalance en específico, es importante practicarlo a diario por un tiempo determinado, como haríamos con la ingesta de cualquier medicamento.
• El efecto del mudra se puede percibir de inmediato o bien tras la práctica continua después de un tiempo. Algunas veces es posible que al inicio provoque crisis curativas como cansancio, frío y/o escalofríos, que son a la vez manifestaciones positivas de sus efectos.

¿Cómo producen su efecto los mudras?

A nivel reflexológico, ya que a cada zona de la mano se le atribuye una zona refleja del cuerpo y del cerebro, afectando el sistema nervioso, los meridianos y canales de energía, a través de la información grabada en las huellas dactilares y manos a nivel integral.

Además, a través del uso consciente de los mudras, estamos estableciendo una conexión especial con la conciencia cósmica para sellar un acuerdo simultáneo con nosotros mismos a través de nuestras fuerzas interiores.

Jñana mudra (gesto de la conciencia)

El círculo cerrado del índice y el pulgar representa el objetivo del yoga: la unión de Atman, (el alma o conciencia individual) con Brahman, (el alma o conciencia cósmica). Los tres dedos extendidos representan los tres Gunas, cualidades que mantienen en marcha toda la evolución: Tamas (letargia), Rajas (Actividad) y Sattwa (equilibrio, armonía).

Este mudra lo encontramos en muchas representaciones de las divinidades indias, lo utilizan también los budistas y en los iconos bizantinos antiguos, aparece también Cristo realizando este gesto.

Este gesto simboliza la entrega del ser humano a la sabiduría divina. Mejora los estados de tensión y desorden, estimula la memoria y concentración. Despeja la mente y otorga paz al alma.

Al realizar este gesto, la intuición y la inspiración forman una unidad cerrada, la fuerza del micro y el macrocosmos se unen y se fecundan mutuamente.

Meditación. Yoga. Reiki.

"La quietud no es la ausencia de movimiento o de energía, la quietud es armonía en movimiento, es paz en la capacidad de estar atentos y hacer pausas, es aprender a estar con todo nuestro corazón en el momento en el que estamos"