ARTÍCULOS >ENERGÍA Y REIKI

 

Los Chakras y la Anatomía Energética

Según la anatomía energética del yoga, nuestro cuerpo en un plano sutil está surcado por una compleja red de 72 000 nadis o circuitos a través de los cuales fluye la energía vital o prana; constituyendo parte de nuestro sistema de irrigación de energía.

Además de esta extensa red de 72 000 circuitos que interconecta todo el cuerpo energético y canaliza el prana o energía vital a cada célula, contamos con centros de energía conocidos con el nombre en sánscrito de chakras, que son puntos de intersección entre varios planos, entradas y salidas de toda esa energía que nos rodea.

Los chakras son remolinos de energía que transmiten y filtran todo ese torbellino de energías en movimiento, para que la información energética pueda ser asimilada. Estos centros son puertas de acceso entre distintas dimensiones de nuestro Ser.

Los siete chakras principales se encuentran a lo largo de una columna vertical conocida con el nombre de Sushumna, el canal central integrador.

El sistema de los chakras ha sido una forma de guía espiritual para los místicos y los yoguis desde hace más de mil años.

La primera mención escrita de la palabra chakra figura en los Vedas, antiguas escrituras sagradas de la India, escritas en sánscrito, cuya antigüedad data entre el 2000 y el 600 a. de C.

Sin embargo, los sistemas que mencionan 7 niveles del ser humano o de la naturaleza o 7 planos de la realidad física no son exclusivos de la literatura India.

Cada chakra o centro de energía vibra a una velocidad distinta, refleja un aspecto de consciencia esencial para nuestra vida, se corresponde con una serie de cualidades y sustancias y resuena con elementos, colores, aromas y notas musicales diferentes.

Los chakras se subconectan con otras vías secundarias de energía, formando gran parte de nuestro sistema de energía completo y por lo tanto nuestra vibración energética.

El estado de los chakras es de vital importancia para nuestra salud completa.

Cuando sucede algo que interfiere con ese flujo de energía vital, como un evento de un impacto muy fuerte o traumático la energía se ve ralentizada y a veces se paraliza.

Si la situación es temporal, la energía recupera en un tiempo breve y de manera espontánea su flujo natural.

Si la situación se prolonga más de lo que el sistema está listo para soportar en ese momento, los chakras requieren de ser estimulados nuevamente para recuperar su actividad adecuada.

Todos los chakras o centros de energía son interdependientes.

Cuando uno se bloquea, el resto de los centros energéticos del sistema tratará de compensarlo con el fin de asegurar la continuación de la vida.

Nuestra salud y bienestar emocional, mental y física dependen de la actividad balanceada de nuestros chakras y es por eso que es de suma importancia conocer más acerca de las funciones de cada uno de estos centros de energía. 

Los chakras están en total correspondencia con cada una de las glándulas endocrinas, plexus nerviosos, órganos en específico y con distintas funciones psicológicas y aspectos de la vida.

Aprender más acerca de las funciones de cada chakra y explorar ejercicios específicos para estimularlos, es un camino en espiral que nos permite no sólo ser cada vez más capaces de hacernos responsables de nuestra propia salud integral, sino que además nos brinda la oportunidad de profundizar en nuestro proceso personal de autoconocimiento y transformación. El viaje de autoexploración a través de los chakras, nos permite asomarnos a distintos dominios de nuestra conciencia y ámbitos de nuestro ser y nos permite entender mejor, cómo incide nuestro estado interno en nuestra manera de relacionarnos con todo lo que nos rodea.

Nos da la oportunidad de seguir evolucionando hacia un estado cada vez más consciente, entendiéndonos a mayor profundidad y dándonos la opción de elegir sanar lo que sea necesario para mantener viva la historia de amor entre nuestro yo interior y el universo que nos rodea.

Meditación. Yoga. Reiki.

"La quietud no es la ausencia de movimiento o de energía, la quietud es armonía en movimiento, es paz en la capacidad de estar atentos y hacer pausas, es aprender a estar con todo nuestro corazón en el momento en el que estamos"