ARTÍCULOS >LONGEVIDAD CEREBRAL

 

Principios básicos para la longevidad Cerebral

El espíritu de estos tiempos es vivir en la pista rápida, cumpliendo funciones de multitareas en casi cada minuto y expuestos de forma constante al síndrome de la mega información, sobrecargando las neuronas y los neurotransmisores y provocando la liberación de hormonas de estrés.

Es raro que una persona esté sentada en apacible silencio ni siquiera por 10 minutos diarios.

La vida actual es más estresante en cuanto al efecto que produce sobre el cerebro y el Sistema Nervioso. Menos arduo a nivel físico, pero más desgastante a nivel neurológico.

Se calcula que el 80 % de los padecimientos están relacionados con problemas de estrés y sus respectivas ramificaciones bioquímicas, produciendo así una cantidad excesiva de cortisol y provocando un agotamiento neurológico que afecta nuestro cerebro, el sistema nervioso central y nuestros procesos mentales y capacidad cognitiva.

Estudios hechos en personas con una gran capacidad intelectual en situaciones de estrés, comprueban que el estrés tiene un efecto negativo en el rendimiento mental, afectando directamente la capacidad de procesar información y de grabar información nueva.

Parte de esa disminución de la capacidad mental parece deberse a la influencia de la preocupación sobre los procesos mentales, pero otra parte se debe a las reacciones bioquímicas en el cerebro que provoca el estrés.

Ambas partes demuestran lo biológicamente tóxico que es el estrés para nuestra salud integral.

Es común entre la gente confundir el cerebro con la mente, pero en realidad son entidades muy distintas. La mente viene a ser el programa del cerebro, el cerebro es un órgano corporal al que se le deben brindar los cuidados básicos de nutrición, mantenimiento, descanso y uso adecuado, ya que de lo contrario necesitará de cuidados médicos.

Cualquiera se puede ver afectado por el estrés, pero la forma en que reaccionamos frente a situaciones estresantes, la mayoría de las veces es autoimpuesta y depende del estilo de vida que escogemos mantener y la actitud que mantenemos frente a los eventos, convirtiendo cada experiencia, ya sea en una posibilidad de crecimiento o en un experiencia destructiva.

Por esta razón el estrés se ha relacionado con la tensión en las cuerdas de un violín. Se necesita la cantidad justa para hacer buena música: si hay demasiada las cuerdas se romperán, si hay muy poca no habrá música.

Necesitamos entender que cada vez que sentimos tensión, esa tensión está intentando señalarnos algo que necesita nuestra atención. La tensión es el resultado de nuestro estilo de vida, nuestra historia, nuestra actitud y nuestras expectativas.

¿Qué hacer para alimentar un estado diferente?

Desde una perspectiva holística, cuando se habla de manejo de estrés, se enfatiza en el hecho de que la ruptura con el ciclo de tensión sucederá más fácilmente si se cultiva gradualmente una actitud relajada y asertiva ante la vida.

La relajación es una actitud ante la vida que puede ser cultivada. Es una forma de vivir y de experimentar cada momento, independientemente de lo que nos suceda.

Y para ello es muy importante que en medio de nuestras vidas ocupadas hagamos espacio para el descanso y para actividades de relajación profunda y que aprendamos a utilizar nuestra mente para crear salud y procesar sanamente eventos que no han podido asimilarse por completo, con técnicas como la meditación.

En esta época de la historia esto es tan crucial como el aire que respiramos o la comida que ingerimos.

Los estudios comprueban que es posible prevenir el deterioro cognitivo y favorecer la salud holística y la longevidad cerebral a través de 3 elementos básicos:

1. Terapia Nutricional: 
• Una alimentación que favorezca la longevidad cerebral y que nutra el buen funcionamiento de los neurotransmisores.
• Ingesta de tónicos naturales para el cerebro, que proveen medio bioquímico óptimo para el cerebro.

2. Ejercicios: 
• Cardiovasculares: Favorecen un cerebro más despierto, aumenta la cantidad de oxígeno y glucosa, reduce la producción cortisol, estabiliza el azúcar en la sangre, el ánimo y da energía. Mejora la actividad endocrina y aumenta eficacia neurotransmisores. 
• Mentales (meditación y relajación voluntaria): Permiten la eficiencia del trabajo cerebral y el acceso “inteligencia fluida” y desmenuzar la información del cerebro que suele estar congestionado y con la mente llena. Estimula los dos hemisferios y el sistema límbico y beneficia la concentración.
• Cuerpo-mente (yoga): Combinación de movimientos para despertar la energía espinal, respiración, postura, mantras y mudras, que logran acallar el diálogo interior, crear paz mental y canalizar la energía vital de los chakras inferiores a los superiores, situados en el cerebro.

Manejo integral del Estrés: A través de técnicas relajación profunda y cambios estilo de vida, que favorezcan la salud en su forma más integral.

Principios básicos de la dieta de longevidad cerebral

1. Coma alimentos pobres en grasa. Lo que es bueno para el corazón es bueno para la cabeza. Cerebro es órgano de carne y hueso irrigado por sangre, si la sangre no circula bien porque está atiborrada por grasa, se pudre el cerebro. Elija: la comida rápida (chatarra) o el cerebro.
2. Coma alimentos ricos en elementos nutritivos. No canse sus órganos en asimilar y eliminar comida que no alimenta. Haga valer cada bocado.
3. Evite la hipoglucemia. El único combustible del cerebro es la glucosa. Si el nivel de azúcar está demasiado bajo, las neuronas se mueren. No deje que su cerebro pase hambre.
4. Siga alimentación baja en calorías. No pase hambre, pero coma ligero. Coma alimentos pobres en grasa, pero ricos en nutrientes.
5. Siga una alimentación balanceada, que contenga cantidades equilibradas de cereales integrales, verduras, frutas y proteína (si es posible vegetal). 
6. Tome suplementos. Una buena alimentación no tiene los suficientes elementos nutritivos y nutrientes especiales para regenerar, estimular y reforzar su cerebro.
7. Coma alimentos de verdad. Nada de alimentos procesados, envenenados con pesticidas o llenos de aditivos. Los alimentos de verdad se encuentras en la sección de productos agrícolas frescos de los supermercados.
Los beneficios de esta alimentación no son sólo para el cerebro, también le ayudarán a:
• reducir por lo menos en un 70% el riesgo de padecer en el futuro alguna enfermedad cardiovascular, diabetes y/o ceguera adulta.
• Tener más energía y aumentar su impulso sexual.

Cómo alimentar a los neurotransmisores
Fórmula nutritiva sencilla para programa de longevidad cerebral:
Lecitina +Vitaminas del Complejo B + C

Para estimular: Proteínas.
Para relajar: Hidratos de carbono: pan, cereales, fruta,

Por la noche comer suficientes hidratos de carbono para fabricar la tranquilizante serotonina.

Meditación. Yoga. Reiki.

"La quietud no es la ausencia de movimiento o de energía, la quietud es armonía en movimiento, es paz en la capacidad de estar atentos y hacer pausas, es aprender a estar con todo nuestro corazón en el momento en el que estamos"