ARTÍCULOS >MEDITACIÓN

 

¿Qué es la meditación?

La meditación en un encuadre más amplio

Las prácticas yóguicas desarrollan el cuerpo hasta el nivel más vibrante de la mente, para que puedan seguir el camino del alma.

Existen muchos tipos de yoga, sin embargo, los fundamentos del yoga surgen de un tronco común, que se divide tradicionalmente en ocho miembros o aspectos (ashtanga), denominados:

1. Yamas (Códigos morales).
2. Niyamas (Purificación y estudio).
3. Ásanas (Posturas).
4. Pranayama (Control Respiratorio).
5. Pratyahara (Control de los sentidos).
6. Dharana (Concentración).
7. Dhyana (Meditación).
8. Samadhi (Contemplación)

Los primeros dos pasos que el practicante debe dominar en su disciplina antes de comenzar con la práctica de posturas y demás pasos, son los yamas y niyamas, que vienen a ser el fundamento moral de la disciplina del yoga para el practicante.

Esta base moral no es de tipo convencional ni religiosa, sinó que trasciende y se basa en las leyes más altas de la Naturaleza, como practicas constructivas a nivel social y personal.

YAMAS
(Conducta Social, actitudes que armonizan la interrelación social del practicante).

1. Ahimsa (Actitud de no violencia hacia todos los seres y cosas).
2. Satya (Cultivar la verdad y honestidad)
3. Asteya (Liberarse de la avaricia, respetando aquello con lo que cada uno cuenta).
4. Brahmacharya (control de la energía sexual, sin obsesión ni represión).
5. Aparigraha (No atesorar, soltar apegos, no posesividad).

NIYAMAS
(Conducta personal, actitudes que armonizan y purifican el mundo interno del practicante.)

1. Saucha (Limpieza interna y externa).
2. Santosha (Cultivar actitud de contento y satisfacción).
3. Tapas (Compromiso de desarrollo espiritual a través de la acción).
4. Swadhyaya (Autoestudio y autoconocimiento).
5. Ishwara Pranidana (Rendición o abandono a la Voluntad Divina. Aceptación y Confianza).

Los yamas y niyamas son los códigos morales, personales y sociales.

Las ásanas, el pranayama y pratyahara permiten la interpenetración de cuerpo, mente y alma.

Dharana, dhyana y samadhi son el tesoro último del yoga, en el cual se encuentra la libertad, el equilibrio y la paz.

Qué es meditación?


La meditación es un aprendizaje y un retorno a la condición natural de los seres vivos, en el cual se va descubriendo nuestra habilidad natural para una forma de vida más pacífica y armoniosa.

La meditación es un estado de conciencia diferente en el cual el cerebro emite ondas alfa, que permiten que el organismo completo se regenere mucho más que en el sueño profundo, logrando ponernos en mayor contacto con nuestra experiencia directa sin la dinámica del pensamiento dual y más cerca del conocimiento intuitivo.

La meditación promueve el mismo desarrollo de fuerza y equilibrio generado por la práctica de las asanas del yoga, pero para la mente.

La mayoría de las personas que practican las asanas del yoga no han trabajado suficiente con su mente.

La mente debe ser entrenada para que pueda ser la solución a nuestros problemas, en vez de la causa de nuestros problemas. 

Una mente entrenada es una herramienta poderosa que nos permite pensar claramente, resolver problemas creativamente y así cuando la mente está silenciosa y en paz, puede convertirse en un receptor de armonía, sabiduría, paz, equilibrio, felicidad.

El núcleo central de la meditación es aprender a simplemente observar, convertirnos en testigos de la forma en que acontecen los detalles de cada momento.

A partir de esa actitud, en la que simplemente tomamos conciencia y no nos identificamos con los hechos, sino que los observamos con detalle, reconociendo lo que nos provocan, cualquier cosa puede convertirse en una meditación. El propio fenómeno de observar lo cambia todo.

En otras palabras, absorción total, conciencia total en cada actividad, sin separación.

La meditación nos enseña el valor de “ser”, de “estar”, pero necesitamos traer esta cualidad de “ser” al mundo del “hacer”, insertarla en nuestra vivencia de nuestra cotidianidad, ser capaces de entrenarnos en la quietud para observar, para así seguirlo haciendo también en los momentos en que no hay quietud, ni calma.

Tipos de meditación bajo dos grandes líneas

Hay muchas tradiciones de meditación, sin embargo a todas ellas podemos dividirlas en dos grandes líneas fundamentales:

• La meditación activa y 
• La meditación estática.

La meditación activa no se practica en ninguna postura concreta ni necesita condiciones especiales, aunque se entrena inicialmente en condiciones de mayor quietud y silencio.

Consiste en una actitud mental que se cultiva permanantemente en la vida cotidiana, manteniendo una actitud de observación sin juicios, con desapego, que permite un íntimo contacto con el yo esencial.

Su método es una actitud que permite que las impresiones mentales y las tensiones subconscientes vayan saliendo a la superficie de la mente, donde son reconocidas y pueden integrarse armónicamente en el psiquismo.

Este enfoque de la meditación está más ligado a las escuelas tántricas y difiere del Sistema de Patanjali.

El tipo de meditación de las escuelas tántricas (como es el caso del wavework), hace hincapié en “tomar conciencia” y no en la concentración, mientras que en el sistema de Patanjali, en cambio, se obliga a la mente a concentrarse en una sola cosa inicialmente.

Las meditaciones de ambas líneas se practican preferiblemente en lugares tranquilos y a las horas del día que favorezcan la interiorización.

Los tres puntos esenciales de todas las meditaciones en ambas líneas son: relajación, observación y no juicio.

En la meditación estática, más ligada al Sistema de Patanjali, se realiza en una asana o postura de meditación, usualmente en el loto o medio loto.

El problema, al iniciarnos en la práctica de a meditación, es cuando colocamos a la mente en una lucha contra la mente.

Si pretendemos liberar y calmar el cuerpo y la mente, los pensamientos van a surgir constantemente. El truco es no darles importancia, no luchar contra ellos.

La meta no es eliminar los pensamientos; los pensamientos no son “el enemigo”; son un amigo espiritual y no debo luchar contra ellos; puedo verlos pasar pero no invitarlos a tomar el té y quedarme conversando con ellos.

Otra opción es ponerlos a “hacer algo”, tal y como se hace en la meditación estática propia del Sistema de Patanjali, darles una tarea: enfocarse en la respiración, la postura, un mantra, un centro energético, una visualización, etc.

Dentro de estas dos grandes líneas existen cientos de tradiciones de meditación, todas basadas en encuentros muy profundos de grandes maestros después de largo camino de práctica. Antes de empezar a practicar cualquiera de las tradiciones es importante asegurarse de estar entendiendo bien cómo se practica.

Para los principiantes se suele sugerir: 

• Darse suficiente espacio para la práctica.
• Encontrar un lugar adecuado que facilite la interiorización.
• Una postura cómoda.
• Aflojar/relajar mente y cuerpo antes de iniciar la práctica.

Etapas de la meditación

Es importante resaltar que la verdadera meditación sucede naturalmente cuando se van dando las condiciones necesarias en nuestro camino hacia el estado meditativo.

Cuando muchos adeptos manifiestan que practican meditación, lo que realmente están diciendo es que realizan prácticas de interiorización (pratyahara) y atención- concentración (dharana). La meditación surge cuando la concentración se prolonga un tiempo determinado.

La meditación requiere el haber pasado una fase intensa de un proceso de interiorización. De lo contrario nunca se tendrá éxito, ya que la mente permanecerá dominada por las tendencies rajásicas (actividad) y tamásicas (inercia), y todo esfuerzo por realizar la concentración(dharana) resultará infructuosa.

El primer paso para empezar el proceso de entrenar la mente, es conocer sus dos principales divisiones:

• La mente de vibración baja: Es la mente racional y pensante, donde aflora fácilmente la manifestación del ego y la individualidad.
• La mente de vibración alta: Es la mente intuitiva; está conectada a nuestra conciencia y cuando se activa a través de la meditación, desarrolla características de inteligencia, intuición, conocimiento, compasión, fe, generosidad y sabiduría.

Si no se trabaja o se activa, se mantiene “dormida” y es controlada y dominada por la más fuerte y bulliciosa mente “baja”.

Una mente no entrenada (no desarrollada a su máximo potencial: subdesarrollada) está dominada por “tamas”; es una mente cargada de egoísmo, ira, juicios, oscuridad. En estos casos la mente “alta” está dormida.
Es muy fácil que nuestra mente “baja” domine y asuma el control, pero a través de la meditación, podemos desarrollar una mente luminosa y coherente, permitiendo que todos los aspectos y elementos de la mente se apoyen y nutran nuestra vida e manera integral.

Los yoguis experimentan el estado de Satchitananda (Existencia, Conocimiento y Bienaventuranza) cuando consiguen sintonizar su mente individual con la frecuencia de la Mente Cósmica. Para ello tienen que superar los estados inferiores de la mente y establecerse en un nivel superior: niruddha.

Estos grados son:

1. Kshipta: El más bajo estado de mente: la energía mental está inestable, la persona está altamente agitada, con gran dificultad para pensar claramente, escuchar, o mantenerse callada y quieta. Como un mono saltando.
2. Mudha: Estado de mente disipada, torpe y olvidadiza. Ninguna información parece llegar profundamente.
3. Vikshipta: Estado de mente oscilante. Aquí la mente comienza a integrarse, permaneciendo unas veces estable y otras dispersa, se rcibe información pero todavía no podemos procesarla. La mente oscila en medio de la confusion.
4. Ekagra: En este estado la mente se encuentra concentrada en un solo punto, rrelajada pero no dormida, capaz de enfocarse y poner atención. Prerequisito para que comienza la meditación.
5. Niruddha: Es el nivel donde la mente alcanza un estado de total integración o absorción.

Un factor clave para obtener los frutos de la meditación, es el desarrollo de sakshi, la conciencia testigo.

Una actitud de alerta y total presencia, una observación atenta, pero sin involucrarse interiormente.

La química del pensamiento


Las neuronas se comunican por impulsos eléctricos.

Los pensamientos viajan por largos cables de neuronas, que si ven interrumpida su reacción en cadena de corriente bioeléctrica dejan recuerdos o pensamientos incompletos.

De hecho en este momento por nuestro cerebro está pasando una corriente eléctrica capaz de encender una bombilla de 25 vatios.

La mayoría de las neuronas son alargadas, se asemejan a árboles , con un sistema de ramas en un extremo y un sistema de raíces en el otro, árboles extraordinariamente diminutos, cabrían 20 000 en la cabeza de un alfiler.

Las raíces de las neuronas se llaman axones . La información entra en los axons provenientes de las ramas dendríticas de las neuronas contiguas. Entonces viaja en forma de impulso eléctrico, por el tronco de la neurona y finalmente llega a las ramas o dendritas.

De las dendritas, el impulso nervioso va hasta los axones o raíces de la siguiente neurona. Al final , esto forma un pensamiento o recuerdo completo, parecido a una cadena.

Cuantas más dendritas y conexiones tenemos y más sanas se encuentran, más sabios somos.

En los últimos años, los investigadores han comprobado que es posible estimular el crecimiento de nuevas ramificaciones de dendritas a través de programas integrales de longevidad cerebral.

Las neuronas jamás se tocan entre sí, siempre hay una pequeñísima separación entre ellas , comocida como sinapsis. Cómo superan esa separación los pensamientos o recuerdos? Con la ayuda de sustancias químicas conocidas como neurotransmisores.

El cerebro está constituido por millones de esas células nerviosas llamadas neuronas. Cada neurona está conectada directa o indirectamente a todas las demás, formando una compleja red de interconexiones donde los impulsos nerviosos se transmiten de una a otra a lo largo de todo el circuito. Y sólo logran transmitirse si la carga eléctrica de cada neurona alcanza determinado nivel.

Cuando esto sucede se produce una descarga que da origen a las ondas cerebrales.

Estas ondas poseen amplitud y frecuencia, que se mide en ciclos por segundo y voltaje, que se mide en microvoltios. 

La frecuencia, el voltaje y la amplitud de las ondas cerebrales varían según los distintos estados de conciencia.

Qué pasa en nuestro cerebro cuando meditamos?


Durante la práctica de la meditación se producen importantes modificaciones en algunas funciones fisiológicas y en la actividad cerebral, de manera que las ondas cerebrales varían nuestro estado de conciencia, nuestro ritmo cerebral y el voltaje o la fuerza de la energía de cada impulso eléctrico, que se mide en microvoltios. El número de microvoltios está relacionado con la potencia de la fuerza mental.

Los yoguis bien entrenados acceden a voluntad a los estados alfa y theta, en los cuales el número de microvoltios es mucho más alto y los ciclos por segundo del ritmo cerebral son más bajos, esto les permite acceder a estados de relajación profunda, incrementar su creatividad y percepción extrasensorial, manejar su mente subconsciente e influir sobre las funciones fisiológicas involuntarias.

Beneficios de la meditación


En la educación de nuestros días, el cerebro central, constituido esencialmente por el tálamo, es muy poco utilizado. Esa parte del cerebro corresponde al instinto y la intuición, ambos en estrecha conexión con el cosmos.

El ser humano podría estar en comunicación directa con el poder cósmico, si la civilización moderna no reprimiera el desarrollo de este sistema nervioso central.

La excesiva debilidad del cerebro central del ser humano, es el origen no solo de numerosas enfermedades, sinó también de la crisis de nuestra civilización que carece de sabiduría y que va contracorriente de las leyes del orden cósmico.

Cuando el hipotálamo refuerza su actividad, su acción sobre el metabolismo aumenta y este ultimo se fortalece.

Veinte minutos de meditación generan el mismo descanso que varias horas de sueño y además abre un canal hacia el inconsciente.

• Desciende la frecuencia de las ondas cerebrales, predominando los ritmos alfa.
• Genera cambios en la actividad eléctrica del Sistema Nervioso Central. El sistema nervioso se relaja y se equilibra su actividad.
• Ajusta el funcionamiento del sitema límbico, mejorando la respuesta emocional ante los acontecimientos y los estímulos externos.
• Incrementa la actividad del hemisferio derecho del cerebro, que es la responsable de la orientación en el espacio, la creatividad, la intuición y el conocimiento holístico., etc.
• Aumenta nuestra capacidad receptiva, manteniéndonos atentos en todas las células del cuerpo.
• Intensifica los mecanismos cerebrales de tolerancia / alarma.
• Baja la temperatura corporal.
• Aumenta el flujo sanguíneo en el cerebro, la piel y los músculos. La sangre fluye a las capas más profundas del cerebro y al estar éstas mejor irrigadas, su actividad provova una sensación de bienestar y tranquilidad.
• Reduce la constricción de los vasos sanguíneos, baja la frecuencia cardiaca, disminuye la presión sanguínea e intensifica la circulación.
• Disminuye la frecuencia respiratoria, reduce el consumo de oxígeno y la producción de dióxido de carbono.
• Genera vitalidad, ayuda a aumentar y acumular energía, prmoviendo el uso productivo de la misma.
• Disminuye la concentración del lactato en la sangre y con ello bajan o se eiminan los estados de ansiedad y tensión. Permite neutralizar los shocks nerviosos, aportando paz. 
• Crea un sentimiento de estabilidad interna y estabilidad nerviosa,, ayudando a erradicar la dependencia de tranquilizantes, somniferos y otras drogas.
• Proporciona una profunda relajación física, emocional y mental.
• Mejora la salud y estimula los procesos autocurativos.
• Mejora la calidad del sueño e induce niveles de descanso más profundo, que propicia la regeneración de las células.
• Purifica la mente, ayudando a disolver los patrones negativos de pensamiento y los bloqueos emocionales.
• Proporciona un estado mental claro, sereno, ecuánime y objetivo.
• Potencia el sentido común y el sentido del humor.
• Aumenta la percepción, la atención y la concentración.
• Genera emociones positivas : amor, generosidad, solidaridad, desapego, compasión, etc.
• Proporciona confianza y seguridad en uno mismo y aumenta la espontaneidad.
• Genera una actitud de apertura mental y mejora las relaciones.
• Armoniza al individuo con la naturaleza y los ritmos naturales.
• Desarrolla el conocimiento de uno mismo y la conciencia espiritual.

Meditación. Yoga. Reiki.

"La quietud no es la ausencia de movimiento o de energía, la quietud es armonía en movimiento, es paz en la capacidad de estar atentos y hacer pausas, es aprender a estar con todo nuestro corazón en el momento en el que estamos"