ARTÍCULOS >YOGA Y RELAJACIÓN

 

Asanas

La diferencia del Yoga y otros ejercicios es que durante la práctica de las asanas, la respiración se incorpora y se sincroniza con los movimientos.

Es el hilo conductor que fluye a través de los movimientos.

El objetivo en la práctica del Yoga es lograr la integración del movimiento con la respiración hasta que éstas dejen de ser dos entidades separadas y se conviertan en una sola.

Las dos “acciones” se convergen hasta crear una sinfonía: fluida, sin costuras, sin interrupciones.

Esta diferencia hace que el Yoga no sea una forma más de hacer ejercicio, sino que lo convierte en un agente de transformación sumamente potente, provocando profundos cambios en nuestro equilibrio energético.

El Yoga ha perdurado durante miles de años porque funciona.

Actúa a través del cuerpo, mediante movimientos que inducen a posturas y relaciones musculares y fisiológicas no habituales. Estas alteraciones en la forma de utilizar el cuerpo provocan cambios mentales. Al usar el cuerpo para transformar la mente, también se renueva el organismo: reajustándolo, revitalizándolo, armonizándolo, llevándolo a sus máximas posibilidades funcionales anatómicas y fisiológicas, inalcanzables mediante ninguna otra combinación de entrenamientos.

El Yoga es:
 

1. medicina preventiva.
2. medicina terapéutica.
3. una forma de relajación / interiorización.
4. produce beneficios físico-motrices (flexibilidad, coordinación, fuerza, resistencia, tono muscular, etc.)
5. desarrollo amplio de capacidades mentales (concentración, determinación, perseverancia, disciplina, etc.)

El objetivo principal de la práctica del yoga es restaurar la mente, llevándola a un estado de paz y claridad, liberándola de confusión, conflicto y estrés.

La práctica del yoga tiene un método muy suave y gentil, pero directo, de rejuvenecer, regenerar y revitalizar todas las células del cuerpo.

A la vez, funciona como una “medicina preventiva”, evitando que el organismo se contagie o absorba las enfermedades causada por la velocidad inhumana a la cual nos somete la vida moderna.

Con la práctica de asanas (que es una de las 8 ramas del yoga) se limpia el cuerpo. Así, como el orfebre calienta el oro para quemar sus impurezas, al practicar asanas (calentar el cuerpo) aumentamos la circulación de sangre fresca en el cuerpo y desintoxicamos el organismo de las consecuencias de hábitos inadecuados como: mala alimentación, consumo de tabaco, alcohol, drogas, medicamentos, estrés laboral, mala postura, contaminación ambiental, falta de ejercicio, etc.

El impacto de este beneficio no es solo físico ya que la práctica del yoga (yug: unión) crea un puente entre la mente, el cuerpo y el espíritu.

Con la práctica se logra equilibrar y encontrar la armonía de la mente, el cuerpo y el espíritu, y, por lo tanto, el yoga no es “solo otro ejercicio”, sino que llega a niveles más profundos.

Mientras la práctica de la mayoría de los deportes o entrenamientos físicos benefician el organismo a nivel anatómico y físico, el Yoga alcanza el nivel del cuerpo fisiológico y psicológico:

1. Cuerpo anatómico: Torso, piernas, brazos, pelo
2. Cuerpo físico: Huesos, músculos, piel, tejidos
3. Cuerpo fisiológico: Órganos y sus glándulas correspondientes
4. Cuerpo psicológico: Nervios, cerebro, intelecto

Las asanas se dividen en las siguientes clasificaciones:


1. Posturas de flexión hacia adelante
2. Posturas de flexión hacia atrás
3. Posturas de rotación
4. Posturas de pie
5. Posturas de equilibrio
6. Posturas invertidas

Las asanas trabajan en tres niveles:


1. Físico - tonifica, fortalece, cultiva flexibilidad y seguridad, libera tensiones, estimula el funcionamiento de los sistemas digestivo, nerviosos, endocrino, circulatorio, respiratorio, etc.
2. Emocional y Mental - se cultiva un estado de calma y claridad mental, determinación, concentración, meditación, perseverancia, etc.
3. Espiritual - libera bloqueos en el cuerpo sutil o energético a través de los chakras, asociados al sistema endocrino y nervioso.

Meditación. Yoga. Reiki.

"La quietud no es la ausencia de movimiento o de energía, la quietud es armonía en movimiento, es paz en la capacidad de estar atentos y hacer pausas, es aprender a estar con todo nuestro corazón en el momento en el que estamos"